PORTAL DE NOTICIAS

SENAVE

Laboratorio de Fertilizantes aprueba con éxito examen internacional de aptitud.

El laboratorio de fertilizantes de Senave aprobó la evaluación internacional de aptitud de determinación de fosfatos totales en fertilizantes líquidos. El Laboratorio de Fertilizantes de la Dirección de Laboratorios del Servicio Nacional de Sanidad Vegetal y de Semillas (SENAVE), participó satisfactoriamente del ensayo de aptitud: IO 0424 “Determinación de Fosfatos Totales en fertilizantes líquidos”, organizado por Mol Labs de Colombia, de acuerdo con los requisitos de la Norma ISO 17043 “Evaluación de la Conformidad: Requisitos Generales para la competencia de los proveedores de ensayo de aptitud”. El equipo de Senave destacó que con estos resultados, “este laboratorio de la institución, demuestra confiabilidad y calidad de los resultados emitidos, ya que con este ensayo de aptitud se evalúa el desempeño del personal, la metodología analítica y el equipamiento utilizado”. Desde la Dirección de Laboratorios explicaron que parte del proceso de evaluación comprende el análisis de muestras remitidas por el organismo organizador,

Registros de Senave se pueden renovar hasta el 30 de julio.

En respuesta al pedido de las cámaras y agremiaciones, el Servicio Nacional de Calidad y Sanidad Vegetal (Senave) prorrogó la fecha de vencimiento de todos los registros que otorga la institución. La medida fue adoptada mediante la Resolución N° 217/2024, que amplía hasta el próximo 30 de julio el periodo para el pago de la tasa de mantenimiento y renovación de los registros. La institución explicó que la medida fue tomada en respuesta al pedido de numerosas cámaras y agremiaciones vinculadas a la producción agrícola, y que no existe impedimento técnico o financiero para hacer lugar a dicho pedido.

Celebrando a la Mujer Paraguaya, conocemos a Estela Ojeda: “La arquitecta de semillas”

“El hombre propone y Dios dispone” decía Estela Ojeda recordando con una amplia sonrisa sus inicios como ingeniera agrónoma.  Porque lo cierto es, que no sólo no fue su primera opción cuando organizó su vida universitaria, sino que ella estaba totalmente segura de lo que quería para su futuro: ser arquitecta. La joven María Estela Ojeda Gamarra quería ser arquitecta, “me preparé muchísimo, estudié y estudié y estudié y no ingresé y me frustré y me dio tanto enojo” recordaba ella al empezar el relato de su historia para Agropecuaria y negocios. Tras su rebote en el examen de ingreso en la Universidad Nacional de Asunción (UNA) se tomó un año sabático sin prepararse  para otra cosa, “estudié dibujo arquitectónico”, recordó. Agronomía no estaba en su radar. Fue entonces cuando la vida, o Dios, como hizo referencia al inicio de la nota, la cruzó con el campo en plena ciudad.