PORTAL DE NOTICIAS

Legisladores paraguayos exhortan al Senado de EE.UU. a reconsiderar su posición ante la carne paraguaya.

La Cámara de Diputados, aprobó por unanimidad, un proyecto de declaración por la que se rechaza, enérgicamente, la resolución del Senado de los Estados Unidos, que desaprobó la regla emitida por el Servicio de Inspección Sanitaria de Plantas y Animales (APHIS), respecto a la importación de carne fresca proveniente de Paraguay.

Se trata del proyecto de declaración “Que rechaza la Resolución conjunta del 21 de marzo de 2024 del Honorable Senado de los Estados Unidos, que desaprueba la regla remitida por el ‘Animal and Plant Health Inspection Service, sobre la importación de carne fresca del Paraguay y exhorta a los congresistas de dicho país a respetar los informes técnicos que certifican la factibilidad de importar carne fresca segura desde el Paraguay con miras a mantener las buenas relaciones entre ambos países”.             

El documento indica que la carne bovina paraguaya, reconocida, internacionalmente, por su calidad y competitividad, obtuvo el aval para ingresar al mercado estadounidense luego de un minucioso análisis de riesgo realizado por el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) y el APHIS, el 14 de diciembre de 2023.

Asegura que Paraguay, al igual que Argentina y Brasil, cuenta con el reconocimiento de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OMSA), como libre de la enfermedad de la fiebre aftosa, con vacunación.

Además, que Paraguay dispone de 66 mercados habilitados para la exportación de carne bovina, incluyendo países con estándares sanitarios, sumamente, exigentes como Israel, Países Bajos, Alemania, Chile, Brasil y Uruguay.

ARP defiende que Paraguay tiene un modelo de producción sostenible. Foto: Archivo A&N.

Exhorto a los legisladores estadounidenses a reconsiderar su posición

Explica, por otro lado, que la reciente resolución del Senado estadounidense contradice las evaluaciones técnicas realizadas por las agencias especializadas, hecho que solo puede ser comprendido dentro del marco de una coyuntura electoral y en un exacerbado proteccionismo de su mercado, considerando las futuras elecciones en ese país, aseguró que están obviando los años de análisis científico que respaldaron la apertura del mercado norteamericano a la carne bovina paraguaya.

“Esta politización de decisiones, estrictamente, técnicas y comerciales debilita la institucionalidad, perjudica el clima de negocios, atenta contra la certidumbre jurídica en el comercio internacional, expone la presencia de intereses sectoriales proteccionistas y a la vez, pone en tela de juicio el prestigio de instituciones estadounidenses como el Departamento de Agricultura (USDA)”, refiere el documento, según el reporte de la Cámara Baja.

En esencia, la Cámara de Diputados, mediante el documento aprobado, exhorta a los legisladores y autoridades estadounidenses a reconsiderar su posición, basándose en criterios técnicos y respetando los principios de igualdad, reciprocidad, cooperación y solidaridad que deben primar en las relaciones internacionales.

“Se constituye, por otro lado, en un llamado urgente a la reflexión y la rectificación por parte de Estados Unidos, en aras de mantener relaciones bilaterales basadas en el respeto mutuo, la colaboración y el beneficio común”, dice Diputados.

Paraguay tiene todo el potencial de responder a los mercados más rigurosos

Desde la Asociación Rural del Paraguay (ARP) emitieron un comunicado en el que agradecen el apoyo incondicional del Congreso Nacional con la aprobación de este proyecto de declaración. Acotando que existe una historia extensa de alianza público privada que se viene dando entre la producción e instituciones como Senacsa, INTN, Mades e Infona que acreditan no solo la calidad de un producto que es marca país, sino también, que Paraguay ha pasado todos los criterios técnicos requeridos por Estados Unidos, tanto así que venimos exportando a mercados tan exigentes como los de Israel, Taiwán y la Unión Europea.

Así, la ARP insiste en que Paraguay tiene un modelo de producción sostenible que respeta las leyes locales y tiene todo el potencial de responder a los mercados más rigurosos en cuanto a estándares de calidad se refiera.

Cierra la nota indicando: “La producción nacional representa la posibilidad de que nuestro país continúe un proceso de desarrollo que aún no ha encontrado su techo. Tenemos mucho más para producir y seguir ofreciendo a los mercados del mundo”.

Noticias relacionadas